Paseos terapéuticos entre mar y montaña

Si algo he aprendido en este año lejos del mundanal ruido es a pasear. Cuando vivía en una ciudad grande solía lanzarme a la calle a caminar con un propósito. Ir a hacer recados, ir a encontrarme con alguien, ir a al trabajo, ir de compras. Pero (muy) pocas veces paseaba por pasear, por el simple gusto de disfrutar de un momento para mí. 

 

Ahora que estoy rodeada de naturaleza y que siento la necesidad de conectarme con ella, estoy sabiendo dedicarme pequeños espacios de tiempo. Sentir los olores, estar atenta a los ruidos, percibir las diferentes tonalidades de azul y verde que tenemos en el norte. Aún no he probado la meditación, pero diría que caminar por placer, junto a la lectura, es mi forma de desconectar la mente por unos minutos. 

 

paseos

paseos

paseos

 
Lo bueno de Cantabria es que tiene mil sendas por las que perderse. Parajes que parecen recién sacados de un cuento o de un cuadro de Cèzanne. En ellos la brisa del mar se mezcla con el olor a campo y los graznidos de las gaviotas se acompasan con los mujidos de las vacas. Creía en su poder, pero la naturaleza me ha demostrado que puede ser tremendamente terapéutica. Me ha enseñado a conocer mi cuerpo, a liberar mi mente, a mejorar mi humor y, una de las cosas que más le agradezco, a mirar de otra forma.  

 

5 plantas no tóxicas para tus gatos

Siempre he querido tener una casa llena de plantas, pero hasta este año no había conseguido entenderlas para lograr que me duraran más de unos meses. Al hecho de haber vivido en un clima polarizado, muy caluroso en verano y frío en invierno, se sumaba que mi gato Oslo siente verdadera predilección por todas las especies vegetales que entran en mi casa. Desde pequeña he tenido gatos, pero nunca habían mostrado interés por las plantas de interior, así que esta situación era nueva para mí. 

Los efectos para la salud de nuestros gatos pueden ser muy nocivos, por eso es importante asegurarnos que las plantas que incorporamos a nuestro hogar son seguras. Vómitos, aumento de la temperatura, astenia… son algunos de los síntomas, pero podrían acabar incluso con su vida. Si tienes un gato herbívoro como el mío podrás acoger este quinteto de plantas sin miedo a que resulten peligrosas para tu mascota. Yo las tengo en casa y puedo corroborar que son inofensivas, es más, el pequeño de mi manada no ha mostrado ni un ápice de querencia por ellas.

 

Orquídeas

 

Me encantan las orquídeas pero hasta el verano pasado nunca había tenido una. Creo que daba por hecho que se me iba a marchitar pronto y me da pena. Pero al final me animé y no sólo sigue viva, sino que después de perder las hojas, ¡acaban de brotar y en unos días saldrán flores de nuevo! Hemos logrado entendernos: poco agua, luz indirecta y riego por sumersión. 

 

Violetas

También llamadas violetas africanas, estas plantas de interior son muy duras y no requieren demasiados cuidados. Sus hojas son aterciopeladas y sus flores pueden ser de varios colores: violetas, azules, rosas… Importante: no mojes sus hojas, no las expongas al sol directo, riégalas por sumersión y abónalas una vez al mes, si es posible. 

 

Aromáticas

 

Las aromáticas son una buena opción si te gusta cocinar, te encanta su olor y no quieres que el estómago de tu gato pueda verse dañado. Al contrario de lo que creía, las aromáticas se cultivan bien en el norte, a pesar de que no se trata de un clima cálido. Un buen sustrato, mucha luz (son ideales para ponerlas en el alféizar de la ventana) y un riego diferente para cada una de ellas. 

 

Planta del dinero

Es la típica planta que recordamos de las casas de nuestras abuelas y que está ligada a la creencia de que proporciona bienestar económico. Quizás nunca te haya llamado la atención, pero es muy decorativa si se coloca en macetas colgantes, por ejemplo. En cuanto a los cuidados son sencillos: un ambiente húmedo, riego moderado y luz natural. 

 

Palma areca

 

Buscando una planta que me ayudase a combatir la humedad en casa, en el vivero me aconsejaron ésta. Es una especie de palmera formada por varios troncos anillados, la cual puede llegar a medir hasta los 2 metros en interior. No tóxica con nuestros gatos puedo corroborar que absorbe la condensación propia de ambientes húmedos. Los cuidados son muy similares a los de la planta del dinero, por lo que la convierte en una opción muy cómoda y decorativa.

 

Ilustraciones propias

Fuente imagen portada: nattarin kraiwachirasit

 

 

Un apartamento danés que irradia estilo

Cuando has estudiado interiorismo todo el mundo presupone que tendrás una casa de revista. Esta premisa no tiene por qué cumplirse en todos los casos, puesto que no siempre se dan las condiciones oportunas, pero sí que es cierto que cuando la decoración te corre por las venas siempre buscarás hacer de tu casa un hogar. Un jarrón con flores frescas, una combinación de velas o unos cojines del tono adecuado pueden hacer que te apetezca más disfrutar de una estancia y te sientas más a gusto. 

Esto lo sabe muy bien Natalia Sánchez Echevarria, interiorista, diseñadora y estilista capaz de crear ambientes que funden la identidad de sus clientes con toda una atmósfera de emociones. Su método de trabajo como diseñadora de interiores está basado en la mezcla de texturas, la utilización de materiales naturales y el mimo por los detalles. En su mochila de inspiración tiene un gran peso su experiencia como ciudadana que ha vivido en grandes ciudades como son Barcelona, Nueva York o París. Todos estos referentes dejan un poso en el que probablemente sea uno de los proyectos más especiales a los que se enfrenta un/a interiorista: el diseño de su propio hogar. 

 

 

¿Quién no ha soñado alguna vez con desayunar en una galería de media luna así? Sin duda, la gran protagonista de esta casa es esta maravillosa cristalera que permite a sus inquilinos disfrutar de una luz espléndida, aún estando localizada la vivienda en el norte de Europa. 

 

 

El apartamento conserva un marcado toque nórdico, pero Natalia Sánchez ha conseguido que tenga identidad gracias a la incorporación de muebles con historia como el aparador o la camarera de madera que utiliza en dos puntos focales estratégicos del salón. En un momento en el que la red está plagada de decoraciones tan similares, se agradecen propuestas como ésta que evidencian que la decoración está para arriesgar y romper estéticas uniformes. A mí el rincón del sofá con el toque botánico que aportan la planta y la combinación de cuadros me priva. 

 

 

Rosa para la entrada, blanco para las carpinterías y toques de azul eléctrico que siempre es un acierto porque le confiere elegancia a los motivos y estancias en los que se incorpora. De esta forma, la diseñadora apuesta por una gama cromática protagonizada por tonos suaves y calmantes, pero sin renunciar en ningún momento al color. 

 

 

La habitación, la estancia más privada, revela de nuevo el gusto de Natalia Sánchez por el estilismo. La combinación del tono menta (con un subtono que tira más al frío), una pieza de segunda mano con carácter para funcionar como mesita de noche, la desnudez del cabecero que únicamente se preside por un cuadro con motivo chinesco y la presencia de plantas que revelan su querencia por la naturaleza.

¿Quién no viviría en un hogar tan luminoso? 

 
Fotografías: Line Klein Studio | Interiorismo: Spatial Code
English EN Français FR